El PERIODISTA DRON

20150713-Arpasa

El uso de drones se proyecta hacia todas los rubros imaginables y el periodismo no es la excepción.
Con la llegada de esta tecnología a los medios de comunicación surge un nuevo sujeto “El Periodista Drone” y con él una nueva forma de cubrir las noticias .
Claro esta, que las responsabilidades se multiplican en la profesión periodística ya que el uso de drones conlleva una serie de nuevos principios y códigos a considerar.
Al comportamiento ético de siempre, se le suman cuestiones como la mayor irrupción en la privacidad de las personas y la seguridad de las mismas.

Desde hace tres años la “Sociedad de Profesionales de Periodismo Drone” http://www.dronejournalism.org se ha dedicado a establecer un marco ético, educativo y tecnológico de esta rama emergente del periodismo.

Dentro de los principios que constituyen el código ético de esta asociación (SPPD) para un Periodista Drone, destacan los siguientes:

1- Valor noticioso o la noticiabilidad: es el primero de estos principios, es decir que el uso de drones debe aplicarse en circunstancias en las que la información no pueda ser recopilada de otra manera, y el hecho noticioso tenga la relevancia periodística suficiente.
2- Seguridad: Un operador de drone debe contar con la capacitación suficiente para realizar su trabajo con eficacia y precisión para realizar un vuelo seguro y controlado. Además, deberán respetarse las condiciones meteorológicas para volar en condiciones óptimas de forma que se garantice la seguridad del público.
3- Respetar el derecho y los espacios públicos: un piloto de drone debe atenerse a las normas que se aplican al espacio aéreo donde se opera siempre que sea posible. Una excepción a esto se presenta en los casos donde los periodistas son injustamente bloqueados para evitar el uso de drone que permitan ofrecer información crítica con regímenes totalitarios que quieran impedir la difusión de este tipo de contenido. En estos contextos establecen que se debe operar de la manera menos perjudicial para la población en general, en un lugar público.
4-Privacidad: Los drones deben operar de manera que no pongan en peligro innecesariamente la privacidad de los datos que no son públicos. Si es posible, utilizar sólo imágenes de actividades en espacios públicos, y evitar imágenes de particulares en espacios privados, fuera del ámbito de la investigación.
5- La ética periodística tradicional: Como se ha señalado, todo periodista drone debe regirse por los mismos códigos profesionales de conducta que cualquier periodistas.

Profesiones que se enriquecen con la llegada de los drones y con ellos la sociedad en su conjunto.